Languages

Resize Text

+A A -A

Change Colors

You are here

Volvemos a crecer. ¡Pero solo la inclusión social permitirá que el crecimiento sea sostenible! (editorial ES April 1)

Buenas noticias: ¡Europa vuelve a crecer! La economía de nuestro continente está experimentando su mayor crecimiento desde hace una década y el empleo está alcanzando unos niveles récord.
 
Este es el principal mensaje de los recientes informes por países de la Comisión Europea, que analizan las tendencias económicas y sociales en 27 de los 28 Estados miembros de la UE (Grecia posee su propio mecanismo de elaboración de informes). Se trata de unos informes que bien merecen un detenido análisis. En su evaluación general, la Comisión Europea lanza noticias muy positivas sobre la economía europea. También reafirma que las actuales "condiciones favorables han abierto una ventana de oportunidad para seguir fortaleciendo los pilares esenciales de las economías europeas".
 
Dichos pilares consisten en estructuras que posibilitan que todas las personas puedan participar y convertirse en ciudadanos activos en su día a día. Lo que supone que hay que invertir en nuestro bienestar, educación, salud y alojamiento. Y lo que es más importante, supone sobre todo que hay que invertir en las personas. Pero en la última década hemos visto cómo esos pilares se han ido debilitando, con recortes presupuestarios que han hecho estragos en toda la Unión Europea. La situación económica muy posiblemente esté en vías de recuperación, pero sus bases siguen siendo endebles, por lo que necesitamos mayores inversiones en economías más inclusivas. La Comisión Europea viene a reconocerlo cuando arguye que "unos sistemas de protección social sostenibles e inclusivos resultan primordiales para mitigar el impacto de las crisis económicas".
 
Pero nuestros sistemas de protección y bienestar deberían ir más allá de actuar como "paracaídas sociales" en caso de problemas económicos. Deben convertirse en la vía para que nuestro crecimiento económico sea más sostenible e inclusivo. Este es también el caso del pilar europeo de derechos sociales, que va más allá del estricto concepto de protección social, para incluir también el empoderamiento social.
 
Los servicios sociales resultan cruciales para lograr un crecimiento económico más sostenible e inclusivo. Por ejemplo, el envejecimiento progresivo de la población europea no nos deja más alternativa que desplegar todos los esfuerzos posibles por asegurar que todo el mundo tenga acceso al mercado laboral, incluyendo a aquellos tradicionalmente excluidos del mismo. Los servicios de empleo dedicados al apoyo a las personas excluidas resultan fundamentales para lograr unos mercados laborales más inclusivos. Pero para cumplir esta función, necesitan inversiones y políticas de apoyo adecuadas. No es solo una cuestión de derechos sociales, sino también de inteligencia económica.
 
La EASPD y nuestros miembros vamos a trabajar en ello a lo largo de 2018: en identificar barreras y desarrollar soluciones constructivas con el fin de lograr una economía europea más inclusiva y, por lo tanto, más sostenible.
 

Thomas Bignal
Asesor de políticas de inversión de la EASPD