Languages

Resize Text

+A A -A

Change Colors

You are here

Seamos serios: invirtamos en servicios de atención de alta calidad (ES)

Unos servicios de atención comunitarios centrados en las personas resultan esenciales para que todos podamos disfrutar de nuestros derechos en un plano de igualdad, más allá de la discapacidad o de otros factores. Los miembros de la EASPD estamos trabajando duro para implementar plenamente la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad (UN CRPD, por sus siglas en inglés), ofreciendo servicios innovadores que aseguren la inclusión social de todas las personas.
 
Pero para garantizar la sostenibilidad de estos servicios y para poder extenderlos, se necesita acceso a fuentes de financiación sólidas.
 
Según el Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre Infraestructuras y Servicios Sociales, si Europa pretende ofrecer atención social comunitaria de calidad a todas las personas con necesidades de apoyo, se necesitarían unas inversiones adicionales por un valor de 150 000 millones de euros anuales. Para lograrlas, habría que asegurar nuevos instrumentos de financiación. Así que ya es hora que los servicios de atención del futuro se basen en sistemas de financiación también del futuro.
 
Una financiación de la UE en forma de subvenciones e inversiones de capital podría respaldar a los servicios sociales para la plena implementación de la UN CRPD, mediante fondos adicionales que podrían potenciar, pero no sustituir la financiación que reciben de las autoridades. En 2019, la EASPD vamos a celebrar en Rumanía nuestra Conferencia Anual, en la que analizaremos los sistemas de financiación disponibles para los servicios sociales y cómo podrían asegurar un desarrollo adecuado del sector.
 
Pero podemos hacer más para animar a las autoridades públicas a invertir en el ámbito social. El Pacto de estabilidad y crecimiento de la UE, que limita el endeudamiento público al 3% del PIB, está de hecho impidiendo un tratamiento prioritario de la inversión social. Muchos Estados miembros se ven obligados a aplicar recortes presupuestarios para reducir sus déficits a corto plazo, a costa de dejar de invertir en el bienestar a largo plazo de su ciudadanía. Mientras las autoridades no sean capaces de considerar otras opciones para equilibrar sus presupuestos, las inversiones sociales seguirán resultando relegadas a un segundo plano.
 
Por ejemplo, en Irlanda los debates en torno al desarrollo de un programa de inversiones para la implementación de la UN CRPD se están viendo obstaculizados por el Pacto de estabilidad y crecimiento. Por ello, la pretensión de las autoridades de acudir al Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) como respaldo de los programas de inversión social solo se hará realidad cuando se relajen las restricciones impuestas por dicho Pacto.
 
Desde la EASPD realizamos pues un llamamiento a la UE para que destine su dinero allí donde más se necesita y para que apoye a aquellos Estados miembros que están invirtiendo en la garantía de los plenos derechos de su ciudadanía. Las instituciones europeas se acaban de comprometer a construir una Europa más social a través del pilar europeo de derechos sociales. Pues esta es una buena oportunidad de cumplirlo. La UE debe ahora asumir sus compromisos y facilitar inversiones en servicios de atención de alta calidad, para construir una Europa para todas las personas.
 

Luk Zelderloo
Secretario General de la EASPD